¿Buscas un acompañamiento de lujo para vestir de gala en una ocasión especial? Comprar vinos Reserva o Gran Reserva es una elección habitual cuando buscamos un vino de calidad, pero, ¿conoces realmente lo que significa esta categoría? ¿Qué diferencia a los vinos Gran Reserva o Reserva de otras opciones, como los vinos de crianza? Te invitamos a conocer los secretos de estos vinos con sello español y, sobre todo, ¡a descubrir su sabor!

Origen y crianza en los vinos españoles

A pesar de que muchos consumidores asocien a los vinos Reserva y Gran Reserva con un carácter ‘premium’, en realidad esta denominación no tiene que ver con la calidad. Cada país cuenta con un sistema propio para clasificar sus vinos y en España, se establecen distintas categorías en función del origen y el tiempo transcurrido entre la elaboración del vino y su embotellado. Este periodo es lo que conocemos como crianza o envejecimiento del vino. Durante esta fase, el contacto con la madera de la barrica le aporta nuevos matices, enriqueciendo su sabor y su aroma. 

La clasificación de vinos españoles establece cuatro categorías básicas: vinos jóvenes, vinos Crianza, vinos Reserva y Gran Reserva. ¿Qué debemos tener en cuenta para diferenciarlos? Para lograr la categoría de vinos Reserva, en los vinos tintos se exige un periodo de crianza de 36 meses, con un tiempo mínimo en barrica de madera 12 meses. En el caso del vino blanco y rosado, deben tener una guarda de al menos 18 meses en bodega, seis de ellos como mínimo en barrica de madera. 

Por su parte, la categoría Gran Reserva se reserva a los vinos españoles con mayor tiempo de crianza. Los vinos Gran Reserva como los que puedes encontrar en la tienda Grau Online, envejecen durante 60 meses antes de ser embotellados, permaneciendo al menos 18 meses en barrica. Para el vino blanco y rosado, la guarda de los vinos Gran Reserva debe ser de al menos 48 meses, con un mínimo de 6 meses en barrica. 

Recomendaciones para vinos online

Si estás interesado en comprar vino online, conocer su añada y categoría te será muy útil para valorar si se encuentra en su momento óptimo de consumo. Los vinos jóvenes, por ejemplo, deben ser consumidos en el año inmediato a su embotellado. En el caso de los vinos Crianza, Reserva y Gran Reserva pueden conservarse durante más tiempo, siempre que las condiciones de almacenamiento sean adecuadas. Sin embargo, si alargas demasiado la espera, corres el riesgo de arruinar un vino excelente, sin llegar a saborearlo. 

Si quieres comprar vino tinto, ten en cuenta que los vinos Reserva, que puedes encontrar en la tienda Grau Online, y Gran Reserva pueden conservarse sin problemas de 10 a 15 años. Los expertos recomiendan consumir un Reserva entre 6 y 8 años después de su añada, y entre 10 y 12 años después en el caso de los vinos Gran Reserva, tanto para tinto como para vino blanco y rosado. 

Por supuesto, también podemos encontrar grandes vinos, elaborados en añadas excepcionalmente buenas o con uvas de calidad superior, pueden llegar a durar hasta 50 años. En el caso de los vinos generosos, como el Jerez, su edad puede alcanzar hasta los 100 años de vida, ¡un regalo perfecto para los paladares más ‘gourmet’!