El salmorejo Cordobés es un plato sencillo de hacer y que a todos gusta. Una de las recetas españolas que más se come en primavera verano, pero por sus propiedades sería bueno comerlo todo el año.

Ingredientes para hacer Medio Litro de Salmorejo Cordobés (para 2 personas):

  • 500 gramos de tomates rojos bien maduros
  • 100 gramos de pan duro (de 1 o 2 días de atraso)
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo (yo solo pongo medio pero tú a tu gusto)
  • sal
  • Agua y Hielo (solo para pelar los tomates). Hay gente que no los calienta y pela porque en la piel hay muchas proteínas, directamente los baten sin el corazón.
  • (Opcional pero recomendable) 2 cucharadas pequeñas de vinagre de Jerez.

Salmorejo Cordobés receta

  1. Pon a calentar agua (para pelar los tomates). Mientras tanto coge los tomates y haz un corte en cruz en la base de cada tomate. No hagas el corte demasiado profundo, con cortar la piel es suficiente.
  2. Cuando esté hirviendo añade los tomates y deja entre 30 segundos y 1 minuto (fíjate que se separará un poco la piel). Mientras prepara un cacharro con agua fría y hielo. Saca los tomates del agua caliente y añade al cacharro de agua fría. Con el enfriamiento repentino la piel del tomate se separará del cuerpo y serán más fáciles de pelar.
  3. Coge el pan y córtalo en trozos pequeños y ponlo en un cacharro.
  4. Pela los tomates, córtalos en varios trozos y ponlos sobre el pan. Añade también media cucharada pequeña con sal (así sudan los tomates y se empapan antes el pan).
  5. Si el pan está muy duro deja que se mojen con el tomate durante 30 minutos, si no pasa al siguiente paso.
  6. Pela el ajo y como lo vamos a usar en crudo le quitamos el centro para que no repita. Corta el ajo en varios trozos y añádelo al pan y al tomate. Mi consejo es que añadas solo la mitad y luego cuando pruebes decidas si añades más o no.
  7. Añade también el aceite de oliva y pásalo todo por la batidora hasta que quede bien fino (muy muy fino). Prueba de sal y si es necesario añade una poca más. También es buen momento para añadir más ajo si te gusta el salmorejo más fuerte y darle un poco más a la batidora para que se integre bien.
  8. Por último mételo en el frigorífico y sírvelo bien fresquito. Si quieres puedes acompañarlo con jamón serrano, huevo duro (cocido) y unas gotas de aceite de oliva. Fuera de la cocina y a comer! 

Fuente: Javirecetas.com