La estancia en la costa durante el invierno abre la posibilidad del viaje tranquilo sin visitas