No puedes olvidar pasar por Ávila, ciudad amurallada de belleza sin igual. Recomiendo probar un buen “chuletón de buey” ya que se deshace en boca. En invierno es preciosa con las murallas nevadas, pero también verano es una época agradable para ir ya que no suele hacer calor extremo.