Pocas puestas de sol igualan a las de la zona occidental de la península ya que el sol se sumerge en el horizonte de mar atlántico. CADIZ, la tacita de plata, es un gran ejemplo de estos bellos atardeceres. En especial los atardeceres desde las playas Victoria, Santa Maria del Mar o la Caleta pueden convertirse en un verdadero ritual.

(Visited 125 times, 1 visits today)